Historia de los Arcanos Mayores del Tarot

Aparte de conocer el significado principal de cada una de las cartas de la baraja del Tarot, en la que los arcanos mayores juegan un papel primordial, es fundamental o al menos consideramos que puede aportar un conocimiento extra, el hecho de conocer la historia de cada uno de ellos.

Si queremos conseguir un conocimiento profundo del tarot, puede ser muy recomendable conocer la historia de cada una de las cartas, los arcanos mayores y menores así como de cada uno de los palos de la baraja. Y esto, el conocer la historia de cada uno ellos, nos ayudará a llevar cabo lecturas más ricas, precisas y mejorará nuestra habilidad para llevar cabo lecturas usando muchas técnicas avanzadas.

La historia de los Arcanos Mayores

El Loco

El loco es un niño que nace, y cuando su alma entra en el mundo físico elige olvidar mucho del conocimiento universal que ha acumulado, para aprender su lección en esta vida.

El niño entra en el mundo con inocencia y con amor. Pronto reemplazará la inocencia por el conocimiento y la comprensión y, tristemente, es muy probable que reemplace algunos de los elementos de su amor con miedo. Su tarea por delante es enfrentar todos los desafíos con el coraje que proviene del amor, tanto el amor propio como el amor a los demás. La vida le ofrecerá a este niño muchas oportunidades para aprender sus lecciones y le recompensará por cada paso que dé.

El mago

Cuando el Mago se enfrenta al cuerpo físico, el niño aprende que incluso los objetivos que parecen imposibles de alcanzar pueden alcanzarse en las circunstancias adecuadas. El lugar, el tiempo, el motivo y las herramientas apropiadas permiten grandes logros. El poder fluye a través de el niño, pero el niño sabe que él no es la fuente de este poder.

La Suma Sacerdotisa

En medio de toda esta actividad el niño descansa, y en el sueño (en sueños) se está desarrollando otra parte del niño. El niño intuitivo, pasivo y receptivo también está creciendo. La Emperatriz es la madre, y es cariñosa, cuidadosa y práctica en el apoyo que da al niño. Ella está abierta a recibir las pasiones del niño y es receptiva cuando el niño se expresa a sí mismo.

El Emperador

El padre está guiando al niño en los caminos del mundo y enseñándole lo que otras personas fuera de la familia esperan de él algún día. El niño a veces ve la influencia del padre como algo  restrictivo, ya que no le gusta aprender sobre la limitación física y a veces no quiere terminar lo que empieza. En esta etapa él prefiere a la madre por la libertad de expresión que ella permite.

El Hierofante

Mientras la Emperatriz y el Emperador (o madre y padre) se ocupan de las necesidades físicas y emocionales del niño, dejan espacio para que el Hierofante se ocupe de su disciplina espiritual y aprendizaje. Mientras el Emperador le muestra al niño cómo encaja en la comunidad, el Hierofante trata de mostrarle cómo encaja en el universo. El Hierofante puede tomar la forma de grupos espirituales o religiosos, o libros de espiritualidad.

A medida que el niño crece y se desarrolla con la guía física y emocional de sus padres, y con la guía espiritual del Hierofante, llega a la pubertad y experimenta la el primer impulso sexual. Esto lleva al joven a formar un tipo de relación diferente de sus relaciones anteriores, y comienza a cuestionar a las personas que le han enseñado, esto es el mago, la emperatriz y el emperador y el hierofante. Él niño que ahora ya es joven adolescente experimenta su primera relación de amor igualitario y transfiere parte de su amor por sus padres a su nueva pareja.

El Carro

Sus emociones son alternativamente turbulentas y tranquilas, y encuentra necesario disciplinarlas para que no lo dominen. Él somete las fuerzas opuestas de su mente y sus emociones a su voluntad, impidiendo que dicten su comportamiento.

Fuerza

Pronto se cansa de someter todo a su voluntad, junto con la consiguiente falta de espontaneidad, y encuentra la fuerza interior para permitir que la vida lo lleve a donde quiera, para encontrarse a sí mismo. Se da cuenta de que no es el centro del universo. También reconoce a la bestia dentro de él, y al hacerlo tiene acceso a la energía de la bestia. La fuerza fluye a través de él, pero él no es la fuente de la fuerza.

El Ermitaño

Habiendo aceptado a la bestia dentro de él, ahora puede volver su atención a su mente, y para esto necesita paz y tranquilidad. En los alrededores pacíficos, comienza su desarrollo psíquico consciente, estudiando los abundantes símbolos que su mente le ofrece. Con el tiempo, descubre cómo estar solo sin sentirse solo. Descubre su voz interior.

Posteriormente, el joven protagonista, una vez consciente de sus capacidades, tanto físicas como mentales, se transforma en un hombre adulto, ahora su vida adquiere una nueva dimensión, en la que debe asumir responsabilidades y en algunos casos, otras personas dependerán de las decisiones que tome.

La Rueda de la Fortuna

Cuando el niño se convierte en hombre, comprende las estaciones del tiempo y se da cuenta de que todas las ideas, objetivos y posibilidades tienen un lugar y un tiempo. Se da cuenta de las
fuerzas opuestas de la naturaleza y delos elementos: Fuego, Tierra, Aire y Agua. Es consciente de lo poco que sabe, y comienza a sentir la diferencia entre el tiempo universal y el tiempo lineal o artificial.

Justicia

Al darse cuenta de que antes había juzgado los acontecimientos sin examinar sus causas, ahora desarrolla una comprensión de por qué ocurren los acontecimientos y de que la vida le ofrece lecciones mediante desafíos. Acepta la causa y el efecto. Entiende la justicia universal y que las leyes universales no pueden ser violadas como las leyes hechas por el hombre.

El hombre ahorcado

Así como el árbol permanece pacientemente durante el invierno mientras la tierra se repone en preparación para la primavera y el verano, así el joven se sienta y espera pacientemente lo que la vida le depare… Todas las cosas deben pasar. Es hora de que reflexione sobre las acciones y experiencias pasadas para darse cuenta de lo que ya no es necesario en su vida.

La Muerte

Lo viejo debe eventualmente hacerse a un lado para dejar paso a lo nuevo. El hombre se da cuenta de que debe despedirse de algunas partes de sí mismo. Esto podría tomar la forma de decir adiós a los amigos, un hogar o un ambiente de trabajo, o incluso puede que se deba decir adiós a una pareja. Todos estos son sólo síntomas del cambio que ocurre en el interior. Recuerda que hay fuerza en la rendición.

El equilibrio y la armonía se restauran después del cambio, y el hombre se queda con una conciencia más profunda de su propósito. Aprende el uso apropiado de la acción: saber cuando y qué esperar de la vida y de los demás. Él ve que la armonía interior conduce a la armonía a su alrededor en el mundo físico.

El Diablo

El hombre se enfrenta a la bestia en su interior una vez más, sólo que esta vez debe elevarse por encima de su deseo de posesiones materiales y control sobre los demás. Su alma le recuerda que hay más en la vida de lo que sus sentidos indican.

La Torre

Él es reacio a renunciar a su cómoda existencia material, por lo que la vida debe hacer que le sea imposible existir en las circunstancias actuales y animarle a seguir adelante. De repente
el cambio ocurre, y él debe dejar atrás las circunstancias que una vez sintió que estaban a salvo y seguras.

La estrella

El nuevo entorno y la renuncia a los viejos hábitos y posesiones se combinan para recordarle que debe vivir en el «aquí y ahora».

Esta espontaneidad hace tomar conciencia de su creatividad y de sus habilidades. En este momento es aún más consciente de su propósito: canalizar la energía inconsciente (el charco de agua) hacia una forma consciente (la tierra). Desarrolla una visión esperanzada de la vida, de la fe y de las múltiples posibilidades que le ofrece la vida.

La Luna

Una vez más se le pide que mire hacia su interior, esta vez para enfrentarse a sus propios miedos y demonios inconscientes. Su imaginación ofrece cosas creativas y a la vez aterradoras a su
mente consciente, y debe ir más profundo para enfrentarse a la bestia o a los demonios. Se da cuenta de que debe hacer este viaje a través de su subconsciente hasta el inconsciente a la luz de la luna (a través de los sueños).

El Sol

Habiéndose enfrentado sus miedos en la Luna, encuentra un acercamiento a la vida que tiene la simplicidad de un niño con la profundidad de un adulto. Él es libre de expresarse, y él experimenta una felicidad tanto en la superficie como en el interior.

En éste momento el hombre tiene acceso a su imaginación completa, habiendo explorado su imaginación más profunda en la Luna. Ahora puede basarse en esto con fines creativos.
A medida que se acercan los últimos años de su vida, el hombre maduro debe escuchar un llamado desde adentro hacia una existencia más elevada. Comienza a aceptar que todo en el universo está interconectado. Ahora puede descartar viejas creencias para un entendimiento más profundo, y al hacerlo desarrolla una visión más profunda de la vida. Se da cuenta de que la vida es la suma total de sus acciones pasadas y de sus creencias, y que la suma de éstas han creado el futuro que ahora le espera.

El Mundo

Ahora el hombre anciano entiende que todo en el universo está en constante movimiento, ya sea aumentando o disminuyendo. Habiendo equilibrado el Fuego, el Agua, el Aire y la Tierra dentro de sí mismo, ahora puede disfrutar de un éxito duradero. Ha dominado las lecciones que la vida le ha dado, y su recompensa es la paz interior y la realización.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *