Primeros pasos para lanzar un hechizo

Normalmente, cuando leemos como llevar a cabo un hechizo, nos damos cuenta que se ha escrito de forma que sólo los iniciados en la magia son capaces de interpretar correctamente los procesos a seguir y la forma en que los distintos ingredientes deben ser usados. Además, en fórmula del hechizo se omiten una serie de pasos y rituales que son esenciales para la consecución del éxito. En esta entrada vamos a describir todo lo necesario para que puedas llevar cabo cualquier hechizo, y sepas qué rituales debes realizar previamente y como ejecutarlos de forma correcta.

 

Abrir el círculo e invocar a los elementos

Si viviéramos en un mundo ideal, abriríamos un círculo cada vez e invitaríamos a los cuatro elementos a bendecir y ser testigos de nuestra magia. Esto, de forma muy básica, se hace encendiendo una vela para honrar a cada uno de ellos. Sin embargo para que la calidad del hechizo sea mayor, debemos garantizar que los elementos realmente han sido convocados al ritual. En este artículo vamos a describir como llevar a cabo un proceso tan sensible e importante como es la invocación de los cuatro elementos aun ritual.

En un ritual de magia para la creación de hechizos, debemos abrir un círculo mágico como primer paso. Una vez el círculo ha sido abierto, procederemos a convocar a los elementos con la finalidad de que guarden y protejan el círculo mágico durante todo el proceso de lanzamiento del hechizo.

Para invocar a los cuatro elementos, enciendan una vela en cada punto cardinal de su espacio sagrado – uno en el este para representar el aire, uno en el sur para representar el fuego, uno en el oeste para representar el agua y uno en el norte para representar la tierra. Una quinta vela, que representa el espíritu, se coloca en el centro del círculo.

Mientras usted enciende la vela del este, recite, en voz alta o para si mismo:

Invito al elemento del aire a estar presente y a bendecir el trabajo a realizar.
Sostén la vela hacia el este por un momento y di: Saludos y bienvenidos!

Coloque la vela en su soporte en el punto cardinal apropiado. Repita esto con cada una de las otras cuatro velas, pidiendo a cada elemento su presencia y bendición.

Si haces este proceso de invocación de los elementos, tus hechizos serán más efectivos. Pero hay momentos en todas nuestras vidas en los que las exigencias del tiempo hacen que esto sea poco práctico, principalmente por falta de tiempo. Si no puedes llevar a cabo todo el proceso, intenta adaptar los hechizos al tiempo disponible. Lo más importante para hacer magia es la profunda creencia de que funcionará, y la sinceridad.

Cómo interpretar la receta de un hechizo

Al dar las recetas para los hechizos que se publican, en lugar de recalcar en cada uno de ellos que se debe «abrir el círculo mágico y realizar los rituales de apertura habituales», en la mayoría de los casos asumiremos que esto se ha hecho, a menos que el tiempo sea esencial y se tome la decisión de seguir adelante y lanzar una versión abreviada del hechizo.

Del mismo modo, en los hechizos en los que un aceite esencial se incluye como uno de los ingredientes del hechizo, en lugar de repetir: «Pon el aceite esencial en un quemador de aceite, colócalo en el altar y enciéndelo, para que sus vapores fragantes llenen el aire y añadan potencia a tu magia», asume este proceso como la forma de usar un aceite esencial en la ejecución de un determinado hechizo.

Todos los ingredientes utilizados deben estar convenientemente consagrados y dispuestos en el altar. Algunos de ellos, como los cristales, por ejemplo, pueden no desempeñar un papel activo en la magia, pero añaden poder al hechizo que se está lanzando debido a su asociación con el propósito del hechizo.

Al igual que en el caso de la magia, la decoración de los altares es muy personal. A menos que se especifiquen ciertos aceites, cristales y otros elementos que intervienen en los hechizos de fortalecimiento, utilice aquellos que tengan asociaciones con el propósito del hechizo o que usted sepa que funcionan bien para usted.

Los talismanes y amuletos no serán listados como ingredientes para ninguno de los hechizos. Estos son tan personales para el mago, que depende de él cuáles son los que se utilizará para el hechizo que se está lanzando.

También hay determinados elementos comunes a muchos hechizos no serán listados en cada uno de ellos. Estos incluyen:

  1. Las cuatro velas utilizadas para invocar las bendiciones de los elementos y las velas del altar.
  2. Portavelas para cada una de las velas.
  3. Fósforos o conos.
  4. Un quemador de aceite esencial.
  5. Un plato a prueba de fuego en el que poner fósforos y cerillas gastadas.
  6. Pañuelos de papel para limpiar cualquier material derramado

Errores comunes al realizar un hechizo

Asegúrese de tener todo lo que va a necesitar en su lugar antes de realizar los rituales de apertura. Tener que ir a recoger algo que se ha olvidado no sólo consume tiempo, sino que también rompe la concentración, que es uno de los ingredientes más importantes de cualquier hechizo.

 

Otro de los errores comunes que comenten los principiantes es salir y volver a entrar en el círculo, cuando se está llevando a cabo un hechizo, puesto que esto lo debilita sensiblemente.

Otra consideración importante que se debe interiorizar, es que en muchos de los encantamientos, se deben recitar frases o versos, que pueden no sanar bien a determinados hechiceros, por favor, no se desanime por eso. No se puede esperar que los creadores de magia sean Shakespeare o Cervantes! Las palabras que hemos elegido son sugerencias. Siéntase libre de usar sus propias palabras, si no modifican sustancialmente el significado y en cambio a usted le suenan mejor.

Como terminar un hechizo correctamente

Después de que cada una de las partes de un hechizo se ha realizado, y al final del proceso, es una práctica común pedir que, al hacer funcionar su magia, los poderes en cuya presencia se hace el hechizo no hagan daño a nadie.

Las palabras que hemos elegido para concluir cada uno de los hechizos son las siguientes:

Y que lo que se haga, que no dañe a nadie

Estas palabras son muy populares entre muchos magos. Pero se puede usar cualquier palabra adecuada.

 

Sólo queda desearle «Que la magia que haga tenga éxito. Y que lo que se haga, que no dañe a nadie.»

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *